6 trucos para saber cuando organices tu habitación

Las compras en línea con un solo clic y el envío gratuito han hecho que todo el proceso de compra de muebles parezca muy fácil y accesible.

Ves la venta de sillones o ese lindo edredón ideal para tu cama y más rápida que veloz, haces la compra.

Pero, ¿qué sucede cuando comienzas a desempaquetar piezas y te das cuenta de que no tienes ni idea de dónde colocarlas, o peor, de si funcionarán con el resto de lo que hay en tu habitación?

Organizar muebles es realmente una forma de arte, pero la buena noticia es que hay varias pautas que puedes seguir para ayudarte a descubrir el proceso.

Veamos 6 puntos de partida para configurar tu espacio ideal, ya sea que estés trabajando con accesorios nuevos o de segunda mano.

  1. a) Identifica la funcionalidad de tu espacio y el punto focal

La planificación de los muebles comienza con el establecimiento de expectativas sobre cómo deseas usar una habitación y qué característica, arquitectónica o de otro tipo, deseas resaltar.

Básicamente, descubre qué es lo que “resalta” en la habitación e intenta no ir en contra de la arquitectura del espacio.

Cosas como el área de entretenimiento, la televisión o una gran vista dictan el diseño para satisfacer mejor esas necesidades.

Por ejemplo, si hay una chimenea en una habitación, los muebles deben colocarse alrededor para que la gente pueda ver el fuego y sentir su calor.

Eso generalmente significa una sección frente al fuego, o dos sofás uno frente al otro en las proximidades del fuego, lo que facilita la conversación entre los que están sentados.

Las sillas, los sillones o los bancos adicionales en el área deben aprovechar cualquier cosa que ofrezca el punto focal. Si una habitación no tiene un punto focal natural, ubica una gran obra de arte, un gabinete de medios con tu televisor (¡más arte!) o una gran estantería.

Si tu punto focal está en la diagonal, intenta orientar los muebles de esa manera.

También querrás considerar el número de personas que caben cómodamente dentro del lugar, lo que influirá en los tipos, tamaños y cantidad de asientos que necesitas. También es posible que desee áreas de asientos múltiples para anclar una habitación realmente grande.

  1. b) En los espacios sociales, aleja los muebles de las paredes

Puede sonar contradictorio, pero cuanto más espacio respire tu mobiliario de las paredes, más acogedor se sentirá tu hogar.

Sin embargo, ten en cuenta el flujo de tráfico al configurar el diseño así como el tamaño del espacio.

  1. c) No tengas miedo de romper las reglas con un poco de espacios privados

En general, no coloques muebles más altos que el alféizar de la ventana ya que esto corta extrañamente una habitación y obstruye la vista. Pero si en esa habitación hay muchas ventanas, está bien ser creativo.

A veces, la mejor solución es hacer que la ventana actúe como una pared característica y es aquí donde colocarás los muebles.

Cuando se le enmarca con una gran cortina y una cama hecha a la medida, la colocación de los muebles se vuelve intencional.

  1. d) Al elegir un mueble, ten en cuenta el acabado, la forma y cómo se relacionará con el resto de la habitación

Observa todas las piezas de tu mobiliario juntas para asegurarte de que se complementan aún cuando las siluetas y los acabados son variados.

Puedes encontrar el sofá, las mesas y la mesa de cóctel perfectos, pero si todos son un poco altos, parecerán incómodos. Lo mismo se sentirá si tienes una habitación llena de madera o solo elementos tapizados.

  1. e) La escala lo es todo

Los muebles deberían tener la proporción correcta para una habitación, en términos de longitud, ancho y altura del techo.

Dicho esto, lo ideal es inclinarse hacia piezas menos sobredimensionadas en lugar de llenar una habitación con muebles más pequeños.

Otro truco es tener piezas de distintas alturas, ya que crea una imagen visual mucho más interesante.

  1. f) Planifica la ubicación antes de comprar piezas, si es posible

Al comprar muebles en tiendas o en línea, siempre ten en cuenta las medidas cuando consideres un espacio.

Actualmente existen diversos tipo de software que te permiten hacer un diseño previo para visualizar mejor el lugar, sin embargo, con el solo hecho de crear un dibujo en papel, siempre que sea a escala te dará una mejor idea del lugar y los muebles que tienes en mente.

Estás pensando en instalar pisos de granito pero también te agrada el cuarzo. ¿Cómo elegir al mejor?

Una de las grandes ventajas que tienen las piedras naturales es que son hermosas, sea cual sea y a veces cuesta trabajo definirse por una en especial.

Para ello vale la pena pensar con mucho cuidado el uso que le darías y definitivamente será buena idea apoyarte de la opinión de un especialista como lo son Mármoles Arca.

En este caso los especialistas recomiendan lo siguiente:

El granito y el cuarzo son piedras ideales para las cocinas y baños, donde las superficies duras son a menudo deseables.

Se pueden utilizar para encimeras, pisos, e incluso backsplashes y paredes.

Ninguna de las superficies debe ser utilizada al aire libre. Al ser superficies ligeramente porosas, los pisos de granito serán vulnerable a los elementos o al agua en los baños.

En cuanto al cuarzo, dependiendo del maquillaje de la superficie éste puede desvanecerse con la luz solar directa.

En cuanto al mantenimiento, tanto el granito como el cuarzo son fáciles de mantener.

La limpieza de la superficie es tan simple como el uso de agua y jabón de cocina con un paño o una esponja.

A diferencia del cuarzo, sin embargo, el granito requiere mantenimiento periódico adicional.

Un sellador superficial juega un papel vital en la protección del granito de las manchas y el resellado se requiere anualmente o por lo menos una vez cada dos años.

Debido a que el cuarzo no es poroso, no necesita un sellador para protegerlo de las manchas.

Ahora llegamos al tema escabroso de los costos.

En general, el cuarzo es más barato que el granito y ambas superficies son extremadamente pesadas y requieren una instalación profesional.

Al decidir entre el granito y el cuarzo, también es importante tener en cuenta los costos a largo plazo del granito, que periódicamente requiere de un resellado profesional.

En cuanto al cuarzo, éste tiene pocos o ningún gasto después de su instalación.

Ninguna de las superficies es particularmente probable que experimente daño considerable, pero en el caso de que se produzca algún daño, ambos tipos de piedra deberán ser reparadas por profesionales.

Posiblemente te preguntarás también qué piedra es más higiénica y vemos que al ser el granito una piedra ligeramente porosa y el cuarzo no, ambas superficies son opciones higiénicas para un espacio de mostrador y son resistentes a bacterias y moho.

Sin embargo, la naturaleza porosa del granito puede significar que abrigará más bacterias con el tiempo con respecto al cuarzo.

Al menos un estudio ha encontrado que el granito es muy resistente a las bacterias, pero se necesita un estudio a largo plazo para sacar conclusiones definitivas.

Independientemente del tipo de superficie, se recomienda una desinfección regular.

De acuerdo con este breve recorrido, ya te habrás dado una idea de qué piedra podría ser mejor para tu proyecto.

En Mármoles Arca te reiteramos nuestro apoyo para elegir la mejor piedra para ese lugar especial y contamos con salas de exhibición para que veas más de cerca cómo luciría tal o cual piedra y así elegir la que más te guste.