Los protectores de pantalla de cristal templado

Ante el panorama competitivo de los accesorios electrónicos de consumo, uno de los factores que más observamos es su continuo y rápido movimiento.

Cada vez que una nueva característica sale, ya sea una nueva pantalla o nuevo artefacto, debemos prestar atención ante el nuevo lanzamiento.

Durante los últimos meses una de las tendencias es el usar protectores de pantalla con cristal templado.

Y esto se ha convertido en una tendencia lo suficientemente importante como para hacer cualquier negocio con ansias de comercializar.

Cada vez que escuchamos de alguna nueva tecnología que sale al mercado, estamos intrigados por las nuevas posibilidades o novedades que trae consigo.

Como un rápido ejemplo, surgió la idea de utilizar un protector de pantalla líquido, idea que resultó no viable.

Ahora toquemos un tema que está en el interés común y es el usar el cristal templado como pantalla para los dispositivos electrónicos.

En sí, el proteger algo con vidrio generalmente no tiene sentido.

Esto es porque cuando se trata proteger algo contra impactos o fuerzas abrasivas, el vidrio no es un gran candidato.

Hay una razón por la que las puertas no son de vidrio o no debieran serlo.

Regresando al tema de los dispositivos, hemos notado que cuando estos tienen su pantalla de vidrio, no necesariamente porque sea un material fuerte para protegerlo, sino porque el vidrio hace de la interfaz de usuario una experiencia mucho más agradable.

Y es justamente el tema a debatir por parte de la industria, ya que la debilidad relativa del vidrio es un problema que la mayoría de los fabricantes de vidrio están tratando de resolver.

Ahora bien, el colocar cristal templado en un dispositivo, aun cuando sabemos muy bien que el cristal templado por sus características es más fuerte que el vidrio ordinario resulta que con el tiempo se endurece y con esta compresión existe un alto riesgo de que el material falle.

Cuando el cristal templado falla, se libera energía compresiva. Esto significa que se envían pequeños fragmentos de vidrio por todas las partes del dispositivo que son invisibles para el ojo humano.

Por lo que resulta un tanto riesgoso tener este material en un dispositivo que está en constante contacto con nuestras manos y con proximidad a nuestro rostro.

Hasta la fecha, aún no se ha logrado un protector de pantalla de vidrio apropiado, ya que los actuales protectores de pantalla de vidrio se rompen rápida y fácilmente.

Sin embargo, el cristal templado, precisamente por sus características de dureza es un material ideal como vidrio de seguridad, ya que en caso de ruptura, se produce una fragmentación del vidrio en pequeñas partículas.

Esto ocasiona que dichas partículas produzcan tan sólo cortes mínimos, por lo que es recomendable su uso en donde existe riesgo de rupturas, como la automoción, usos deportivos, mobiliario urbano y doméstico, mamparas, etcétera.

Entonces, ¿es o no seguro?

Aquí la diferencia se encuentra en el tamaño y uso. Un dispositivo es pequeño y maneja una interfaz. En cambio cuando se usa en espacios más grandes como protección, el resultado es mucho más eficaz.

¿Tú, qué opinas?