Los cursos en línea y el futuro de las universidades

En el mes de octubre, se llevó a cabo la Oslo Innovation Week, en Noruega; un evento en el que se dan a conocer proyectos que destacan por la forma en que aprovechan las nuevas tecnologías y la proyección que tienen hacia el futuro.

Una de las conferencias que me parecieron más interesantes fue la que dio David Roberts, experto en nuevas tecnologías y asesor en la Singularity University de Silicon Valley.

Dicha universidad, fundada con el apoyo de la NASA y Google en 2009, ha desarrollado un modelo de formación profesional que rompe con los esquemas de las universidades tradicionales.

Una de las características más disruptivas de la Singularity University es que no otorga grados académicos a sus estudiantes y tampoco les impone una cuota de créditos. Su principal objetivo es formar líderes capaces de crear soluciones para los principales desafíos que enfrenta la humanidad; entre ellos, el alimentar a toda la población mundial, garantizar que todos tengan acceso a la educación, desarrollar modelos de producción sustentable y proteger el medio ambiente.

Según Roberts, las universidades tradicionales cuestionan modelos como el de la universidad de Silicon Valley y se resisten a implementarlo, porque de hacerlo acabarían con una importante fuente de ingresos para las instituciones y los gobiernos.

Frente a tales esquemas, han surgido modelos más flexibles y que implican menores costos e incluso son gratuitos. Tal es el caso de los cursos en línea. Roberts citó plataformas como Udacity, que imparten diversos cursos en línea y que además dan el estímulo de devolver el dinero de la inscripción a los alumnos que terminan a tiempo.

En México existe una institución que imparte diplomados médicos en línea, avalados por la Universidad Nacional Autónoma de México. El registro a la plataforma para cursar el diplomado tiene un costo, pero los asistentes consideran que éste es más que justo, en relación con las ventajas que les proporciona la plataforma. Tienen acceso a todo el material de estudio para cursar los distintos módulos que componen el diplomado y pueden revisarlos en cualquier momento, desde cualquier dispositivo con conexión a internet.

Después de estudiar los contenidos de cada módulo, pueden presentar la evaluación correspondiente, también en línea y al final del diplomado presentan el examen que les otorga la certificación. Aunque el sistema todavía conserva recursos como la evaluación y la entrega de certificados, constituye una innovación en el sentido de que lleva la enseñanza fuera del aula y permite que los profesionistas combinen la actualización de conocimientos con el ejercicio profesional y permiten que ambas actividades se retroalimenten .

Frente a este tipo de soluciones educativas, ¿cuál será el futuro de las universidades? David Roberts comenta que la mayoría están destinadas a desaparecer y que sólo las de mayor tradición y con fundamentos más sólidos lograrán mantenerse. Quizá eso sea lo que depare el futuro a un muy largo plazo y que las transformaciones tarden aún más en alcanzar a los países menos desarrollados.

Lo que ya no podemos negar es que los cursos en línea han llegado para instaurarse como parte de los nuevos modelos educativos.