Slim y Trump

El día de hoy, mientras volaba en un avión de Interjet, escuché una noticia sobre una cena que se mantuvo entre Donald Trump y el multimillonario Carlos Slim en el estado de Florida, con el motivo de charlar sobre varias cosas y sobre todo como un gesto de buena voluntad.

Este signo de buena voluntad no se ve limitado sólo ante la buena voluntad entre ambos hombres, sino que también se interpreta como un gesto de buena voluntad entre las dos naciones vecinas, quienes en este momento pasan por tiempos de mucha fricción y de una aparente enemistad absoluta.

Este encuentro es uno muy interesante, debido a que Donald Trump no está acostumbrado a charlar o a estar en presencia de hombres quienes le superen en fortuna de tal manera y en esa ocasión Donald J. Trump se sentó con alguien que ha llegado a ser el hombre más rico del mundo.

Por el otro lado, Carlos Slim padece de una situación similar pero un poco distinta, ya que el billonario mexicano no está acostumbrado a estar con individuos más poderosos que él, como ahora es el caso de Donald J. Trump, un hombre que aunque no es el más rico del mundo, será sin lugar a dudas el hombre más poderoso de la Tierra.

Aunque los dos billonarios han tenido algunas fricciones, especialmente con los temas del New York Times y el Washington Post, en general los dos hombres se respetan mutuamente desde hace tiempo

El futuro presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Donald J. Trump ha dicho en repetidas ocasiones que admira mucho a Carlos Slim, tanto por su habilidad empresarial como por su calidad humana, algo de lo que muchas personas hablan, como por ejemplo el gran Larry King .

Por su parte, el multimillonario mexicano se ha expresado de manera tanto positiva como negativa del señor Trump; sin embargo, sus comentarios han sido principalmente de carácter positivo, diciendo que es un hombre que sabe bien cómo conseguir el éxito y el de aquellos quienes le rodean.

El multimillonario mexicano también expresó sus opiniones acerca de la tendencia política de Donald, diciendo que en un futuro aquellos cambios propuestos en la campaña republicana serán mejores para ambos países; sin embargo, en un principio por supuesto será desastroso para México, al principio comenzando desde enero hasta al menos unos tres años.

Estos fundamentos probablemente están basados en su visión empresarial, ya que al haber más personas en este país, también habrá más mano de obra y más producto laboral para los grandes empresarios, una opinión que probablemente escudará diciendo que habrán más emprendedores en el país que desarrollarán la economía y que crearán muchos más empleos, algo que eventualmente impulsará al país en cuanto  a economía.

También se habló, se dice, de la posibilidad de que Carlos Slim se lanzara por la presidencia de México, algo que probablemente sea bueno para los Estados Unidos Mexicanos.