El primer uso generalizado de sillas plegables

Si alguna vez has trabajado en un hospital, entonces probablemente estés familiarizado con las sillas plegables.

Aunque las sillas plegables son un accesorio regular en la vida moderna, han estado con nosotros durante mucho tiempo.

En términos de versatilidad y utilidad son, tal vez, una de las mejores formas de añadir asientos a cualquier área para dar cabida a más invitados de lo habitual.

Además, la mayoría de los modelos son fácilmente movidos y almacenados, por lo que su inversión para cualquier gran institución alberga a su vez grandes funciones.

Por ejemplo, los hoteles pueden utilizar las sillas plegables para proporcionar sus salas de reunión para ferias comerciales o convenciones.

Las escuelas pueden utilizar sillas plegables como una manera relativamente barata de sentar a sus estudiantes o para sus auditorios.

Además, las oficinas son un lugar perfecto para emplear sillas plegables como una manera de proporcionar asientos uniformes para los empleados.

Mientras que las sillas plegables pueden a menudo ser consideradas una construcción más moderna, los modelos anteriores se pueden remontar a muchas civilizaciones antiguas tales como Roma, Egipto, y Grecia.

De hecho, el trono del rey Tutenkhamen estaba dotado con la capacidad de doblar su respaldo.

Los modelos antiguos fueron hechos de madera en la mayoría de los casos. Sin embargo, en contraste con las sillas plegables modernas (que son típicamente llanas y funcionales), los modelos antiguos fueron altamente adornados.

Algunas de las sillas plegables griegas y romanas eran doradas. También, las tallas adornadas fueron encontradas a menudo en las sillas plegables del modelo antiguo.

Los materiales preciosos eran a menudo el medio para colocarle accesorios a estas piezas.

La casa del senado romano era conocida por usar sillas plegables también. Antes de la caída de la república romana se instituyó la uniformidad de las sillas para disipar la apariencia de cualquier “asiento de cabeza”, como el trono era un símbolo de la monarquía que se opuso por la idea romana de la democracia.

El primer uso generalizado de sillas plegables se produjo durante la Edad Media.

Cuando los primeros cristianos se vieron obligados a permanecer en movimiento debido a la persecución religiosa, el uso de las sillas plegables permitió el movimiento fácil y la creación de asientos para las iglesias.

La simplicidad del movimiento en este tipo de sillas plegables  siendo una de las principales razones de su popularidad.

Como en la Edad Media, las sillas plegables todavía se utilizan ampliamente en las iglesias hasta el día de hoy.

Pues bien, la idea se ha extendido tanto en diversidad como en usos, llegando incluso a ofrecer la misma idea de portabilidad a una mesa, de ahí que ahora contamos con sillas y mesas plegables para un uso más práctico.

Bien para un uso en un evento social o incluso para brindar un mayor espacio a un entorno pequeño.

Sea cual fuere su historia, hoy ésta idea del plegado y portabilidad se ha generalizado en nuestro día a día.